Salud y Calidad Ambiental

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que en 2012 murieron 12,6 millones de personas por vivir o trabajar en ambientes poco saludables: casi una cuarta parte de las  muertes que se producen en el mundo. Si bien la protección del medio ambiente está justificada, por una cuestión ética y de responsabilidad del ser humano con el entorno y por la necesidad de gestionar de un modo sostenible los recursos naturales de los que depende, entre otros, la economía, existe una componente adicional y primordial y es el hecho de que aspectos como la calidad del aire, el ruido, la calidad del aire interior, etc.) afectan de forma directa a la salud pública.

La Asociación de Ciencias Ambientales considera la salud y calidad ambiental como un aspecto transversal que merece ser observado en todas las áreas temáticas y proyectos que aborda para buscar soluciones a los problemas ambientales. Además, presta una especial atención sobre la relación existente entre la calidad ambiental y el bienestar social, observándose aquellos retos sociales, como la pobreza, la pobreza energética o la desigualdad, que pueden encontrar solución en la acción ambiental.

El área de Salud y Calidad Ambiental contempla múltiples y diversos temas, que deben ser abordados de forma particular, como el ruido, la contaminación del aire, los nanomateriales o la gestión de residuos peligrosos. Sin embargo, todos ellos comparten los siguientes cursos de acción por parte de ACA:

  • El estudio de los efectos sobre la salud física y psíquica y de su incidencia, asociados a la pérdida de calidad ambiental y al deterioro de nuestro entorno, con el fin de generar estudios y otras herramientas que sean útiles tanto para la ciudadanía como para las entidades privadas y las administraciones públicas y los decisores políticos
  • El análisis de los costes sanitarios y sociales asociados a los problemas de calidad ambiental que se generan desde diferentes sectores (edificación, energía, movilidad, agricultura, etc.), con el fin de internalizar costes que no están siendo valorados.
  • La comunicación la ciudadanía acerca de la relación entre medio ambiente y salud, alertando sobre las consecuencias asociadas al deterioro de la calidad ambiental pero primando los mensajes positivos.
  • La búsqueda e impulso de soluciones para afrontar los retos ambientales y sociales que afectan a la salud de las personas.
  • La sensibilización de la ciudadanía para incentivar que adopte hábitos y tome decisiones más sostenibles (en su movilidad, alimentación, compra, contratación de servicios, etc.) que redunden en una mejora de la calidad ambiental y, por tanto, de su salud.
© Asociación de Ciencias Ambientales. All Rights Reserved.

Login Form