El aislamiento térmico del edificio

No todas las viviendas son iguales energéticamente. Factores como su localización geográfica, orientación, materiales de construcción, o tipología afectan al modo en que la vivienda intercambia calor con el entorno y, en consecuencia, a su capacidad para mantener el aire interior a una temperatura de confort.

Más allá de sus equipos e instalaciones, cuando se habla de eficiencia energética de una vivienda se hace referencia a la capacidad de la misma de aislar el ambiente interior del exterior, es decir, de conservar el calor en invierno o una temperatura fresca en verano. Si bien son múltiples los elementos de una vivienda que afectan a su aislamiento, existen dos elementos que afectan en mayor medida a éste factor: el aislamiento térmico de la envolvente y la eficiencia energética de las ventanas.

Fuente: Guía "Renovar para consumir menos energía" Fenercom

Dado que los requisitos técnicos que obligan a que los edificios sean construidos con unas condiciones mínimas de eficiencia energética son muy recientes, la mayor parte de las viviendas en España carecen de los sistemas más rudimentarios de aislamiento. Si bien realizando el certificado energético de la vivienda se puede conocer con precisión su comportamiento energético, como guía general se puede decir que los edificios anteriores a 2006 (fecha de aprobación del Código Técnico de la Edificación) posen unas requisitos de aislamiento muy básicos, o incluso has sido construidos sin requisitos específicos, como aquellos anteriores a 1979 y por tanto a la Norma Básica de Edificación sobre Condiciones Climáticas. Sin embargo, el aislamiento de una vivienda puede ser mejorado mediante la adición de aislamiento térmico durante una rehabilitación energética, existiendo actualmente facilidades y ayudas para aquellos que emprenden este tipo de proyectos.

 La mejora del aislamiento térmico conlleva las siguientes ventajas para una vivienda:

a) Reduce las pérdidas de calor o frío de la vivienda, y por tanto la energía necesaria para calentar o enfriar la misma, reduciendo el consumo de energía.

b) Mejora el confort asegurando una temperatura interior más homogénea.

c) Previene la creación de condensaciones, moho y humedades.

d) Se reduce el ruido procedente del exterior, al ser igualmente aislamiento acústico.

e) Aumenta el valor añadido de la vivienda, al mejorar su calidad energética.

f) Al reducir el consumo energético se reducen además las emisiones de gases de efecto invernadero, y por tanto teniendo un comportamiento ambiental más sostenible.

 

 El aislamiento puede aplicarse a diferentes partes de la vivienda:

Fuente: La Casa Que Ahorra

  • Aislamiento de fachadas. Se aplica aislamiento térmico en los muros de la vivienda, ya sea en el exterior de la misma, interior o inyectado en la cámara de aire. En función de la orientación de la vivienda (enlace) puede requerirse un aislamiento más riguroso en la fachada norte (viviendas de climas fríos) o de la fachada sur (viviendas de climas cálidos).
  • Aislamiento de cubierta. Se aplica aislamiento térmico en la cubierta del edificio, siendo recomendable acompañar el mismo con su impermeabilización.
  • Aislamiento de suelos y techos. Recomendable en aquellas situaciones en las que estén en contacto con el exterior o zonas no habitables, como garajes, rampas de acceso, o trasteros.
  • Aislamiento de tabiques interiores. Recomendable en aquellas situaciones en las que estén en contacto con zonas comunes no climatizadas u otras viviendas.
  • Aislamiento de instalaciones y tuberías. En ambientes especialmente fríos es recomendable el aislamiento de instalaciones y tuberías, evitando la pérdidas energéticas durante el funcionamiento de las mismas, especialmente si se ubican o circulan por el exterior.

Imagen: diagrama con los aspectos que influyen la mejora del aislamiento térmico de un edificio

Siendo la aplicación más importante la adición de aislamiento térmico en fachadas, existen varias metodologías que presentan diferentes ventajas y desventajas:

 Aislamiento térmico por el exterior

 

Fuente: Guía "Renovar para consumir menos energía" Fenercom

 Consiste en la incorporación de aislamiento térmico por el exterior del edificio, cubriéndolo y modificando su estética.

Ventajas:

- Compatible con otras obras de mejora de la fachada necesarias en el edificio (seguridad, estéticos,…) suponiendo un coste reducido respecto al global de la actuación.

- Mejora del aspecto estético del edificio.

- Baja interferencia con los vecinos, no siendo necesario desocupar la vivienda.

- No se reduce la superficie útil de las viviendas.

- Eliminación óptima de puentes térmicos, es decir, aquellos puntos de unión de las carpinterías y muros donde se producen pérdidas de energía.

- Mejora de la inercia térmica del edificio en su conjunto.

Desventajas:

- Dificultades de aplicación en edificios históricos o protegidos por patrimonio.

- Al afectar a la totalidad del edificio, su realización exige el acuerdo de la comunidad de vecinos.

- Se requiere el uso de sistemas de andamios.

 Aislamiento térmico interior

 

Fuente: Guía "Renovar para consumir menos energía" Fenercom

 Se realiza en el interior de la vivienda, pudiéndose realizar de forma independiente a otras viviendas cuando esta se ubica en una comunidad de vecinos.

Ventajas

- No requiere el acuerdo de una comunidad de propietarios en el caso de edificios colectivos.

- No se requiere el uso de sistemas de andamios.

- Compatible con otras obras de interior.

- Factible en edificios en los que no se puede actuar en la fachada exterior, como edificios históricos.

- Permite corregir deterioros o defectos de planimetría de los muros de soporte.

Desventajas

- Reduce generalmente la superficie útil del edificio o vivienda.

- Solución más compleja de puentes térmicos, pudiéndose formar condensaciones y mohos en aquellas superficies donde se interrumpa el aislamiento.

- Es necesario desocupar la vivienda durante las obras de rehabilitación.

 Inyección en cámara

 

Fuente: Guía "Renovar para consumir menos energía" Fenercom

 Consiste en la inyección de materiales aislantes en la cámara de aire de la fachada, en caso de que la vivienda disponga de la misma.

Ventajas

- Medida poco invasiva, pudiendo realizarse en viviendas individuales sin necesidad de desocupar la misma.

- No reduce el espacio útil de la vivienda.

- Aporta rigidez a la fachada.

Desventajas

- No es viable en todas las conformaciones constructivas.

- No corrige de forma efectiva los puentes térmicos

© Asociación de Ciencias Ambientales. All Rights Reserved.

Login Form